Slider Image
Slider Image

Giramos el casco!!

Por fin va a ir en su posición más o menos natural!… y espero no verlo muchas veces más del revés 😛

Estuvimos pensando varias maneras que ya vimos en otros videos.
La posibilidad de utilizar la estructura del techo del taller descartada des del principio. Otra habitual era construir una estructura por encima del barco y cinchas/poleas, etc… bueno… ahí estaba, pero si nos la podíamos ahorrar mejor. Otra que vimos es fijar unas estructuras en proa y popa con un eje para que gire sobre sí mismo… ahí estaba también 😛

Cuanto más mirábamos, más clara teníamos la opción de invitar a una barbacoa a unos cuantos Rapanuís y darle la vuelta más o menos a pulso sobre una base de bloques de pórex para amortiguar.

Calculamos a grosso modo que su peso ahora es de unos 300 y pico kilos. Si el casco terminado debe pesar unos 500 y tenemos construidas 2/3s partes… pues eso. Y de ahí pensamos que con 8 personas era suficiente. No encontré 8 personas… o sea que vinieron 7 de mis amigos.

La cosa se sofisticó un poco más con Xavi, hermano de Elías. Escalador, bombero y navegante… vaya, que de cuerdas, poleas, reenvíos, retenidas… sabe un rato. Se montó una retenida para cuando se levantaba el casco de manera que se podía soltar en cualquier momento sin que cayera. Otra retenida para cuando bajara el casco no lo hiciera de golpe y una tercera retenida para que durante el proceso, la base apoyada no se deslizara. Todo anclado en sendos coches que utilizábamos únicamente como eso… anclaje. De esta manera teníamos los puntos justo donde los necesitábamos.

Al final duró más la sobremesa que lo que costó girar el barco 😉

Salut y a por la siguiente!!